Greenpeace España

Imagina que asistes a la pasada Cumbre del Clima en Copenague, y que mientras la sociedad civil presiona a los gobiernos para abandonar nuestras economías basadas en energías sucias, una transnacional petrolera como Shell o Exxon organiza para los asistentes un evento sobre los grandes esfuerzos que están realizando para garantizar un futuro sostenible. Seguramente lo encontrarías indignante, particularmente en caso de estar familiarizado, por ejemplo, con lo que Shell ha estado haciendo al Delta del Níger y a sus pueblos.

Según la Wikipedia, el Greenwashing es “un término que describe el uso engañoso de marketing verde para promover una percepción errónea de que las políticas o los productos de una compañía son adecuados desde el punto de vista medioambiental”.

Pues hemos tenido nuestra propia versión de greenwashing en ICCAT, la organización internacional que gestiona las pesquerías de atún del Atlántico y que se reúne esta semana en París. La noche del día 22 de noviembre, los mismos pescadores franceses que se cuentan entre los principales responsables por el desastroso estado de la población de atún rojo organizaban un crucero por el río Sena, invitando a los delegados asistentes a ICCAT a conocer París.

Estos son los pescadores que tan sólo hace un par de semanas aparecían en BBC World reconociendo que todo el mundo ha estado haciendo trampas en la pesquería de atún rojo. En 2007 pescaron el doble de su cuota y capturaron más de 5.000 toneladas ilegalmente. Son lo mismos que, junto con los Gobiernos francés y español, son los principales responsables de que la Unión Europea haya ignorado la posición de la Comisaria Europea de Pesca, que abogaba por una reducción sustancial de las capturas.

Este verano los barcos de cerco industrial franceses respondieron a una protesta de Greenpeace en alta mar rajando con cuchillos y abordando deliberadamente nuestras zodiacs. Un pescador francés disparó un gancho que atravesó la pierna de un activista de Greenpeace que tuvo que ser evacuado en helicóptero para recibir atención médica. El activista tuvo que ser operado y permanecer en el hospital durante una semana. Greenpeace denunció ante los tribunales franceses la conducta de este pescador.

Estos pescadores franceses ya habían sido amnistiados parcialmente por sus capturas ilegales al perdonárseles 1.000 toneladas de las capturadas ilegalmente (por muy increíble que parezca). Y una amnistía es suficiente: no íbamos a dejar que se presenten a los delegados de ICCAT como víctimas de medidas de control y gestión demasiado estrictas en lugar de como responsables, junto con otros países Mediterráneos, del agotamiento de una especie tan valiosa como el atún rojo.

Sebastián Losada, Oceans Policy Adviser. Greenpeace International

Pide a la Ministra de Medio Ambiente y a la Secretaria General del Mar que declaren el Santuario Balear, ¡ciberactúa!
Campaña de Océanos de Greenpeace


Son demasiadas veces las que desde Greenpeace alertamos sobre planes urbanísticos en la costa desmesurados y destructores del territorio, pero hoy queremos compartir una buena noticia. En el mundo del urbanismo alguna vez pasan cosas como éstas, aunque por desgracia no son la mayoría de las veces. Aunque la normativa ambiental prima sobre la ordenación urbanística, la excepcionalidad de estos casos positivos en el litoral merecen un aplauso. Un aplauso entre interrogaciones porque no debería ser una celebración ni un reconocimiento el básico cumplimiento de la Ley por parte de la Administración Pública.

Allá por el año 2008 presentábamos alegaciones al Plan General de Ordenación Urbana de Gozón (Asturias) que por segunda vez consecutiva el Ayuntamiento pretendía aprobar a pesar de ser un plan que afectaba a Espacios Naturales Protegidos y que pretendía construir, entre otras barbaridades, un campo de golf con una gran urbanización anexa al más puro estilo de los resorts del Mediterráneo. Dentro de las irregularidades del Plan depredador de este Ayuntamiento ni se identificaban ni se valoraban adecuadamente los impactos ambientales recogidos en un breve y sospechosamente benevolente del Informe de Sostenibilidad Ambiental.

Y de nuevo, por segunda vez, la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA) ha tumbado el Plan, echando por tierra la intención de desarrollar promociones inmobiliarias en varios núcleos rurales del municipio, muchos de ellos en zonas próximas al mar. La CUOTA apunta a que el Ayuntamiento de Gozón califica como urbanizables suelos protegidos por el Plan de Ordenación del Litoral Asturiano (POLA). Además alude a que algunas de las propuestas inmobiliarias supondrían “crecimientos extensos no justificados” y que “proponen un modelo de edificación indiscriminada y extensa en suelo no urbanizable”.

Aunque el Alcalde, Salvador Fernández del PP, ha anunciado que pretende sacar adelante el campo de golf de Verdicio presentando un plan especial, de ninguna manera podrá hacerlo sin modificar el PGOU, por mucho que quiera favorecer a intereses privados y a la especulación.

Hoy desde Greenpeace celebramos este éxito, pero sin duda el gran aplauso lo enviamos a Barcelona, a nuestra amiga y abogada voluntaria Carmen, abogada urbanística voluntaria que nos ayudó a elaborar las alegaciones del plan, porque gracias a su buen hacer jurídico, hoy este Plan Urbanístico ha sido rechazado.

Pilar Marcos, Responsable de la Campaña de Costas

Campaña de Costas de Greenpeace


La acción de protesta de Greenpeace del martes en el Palacio de San Telmo, sede de la Junta de Andalucía ha dado mucho que hablar. Denunciábamos el deterioro sin límites de la protección ambiental y la salud pública en Andalucía. También denunciábamos cómo su gobierno, la Junta, está trabajando por los intereses de iniciativas privadas, teniendo como aliados a constructoras e industrias contaminantes. Y para ello la actitud de la Junta ha sido despreciar las demandas ecologistas. Y todo ello a pesar de que el pasado lunes más de 120 colectivos sociales y ecologistas denunciaron esta misma situación, que 4.500 personas hasta el momento han escrito a Griñán para decírselo y que el 97% de los encuestados por Greenpeace piensa que es el momento de que la Junta cambie el modelo de gestión ambiental actual.

Ayer el Consejero de Medio Ambiente, habló y dijo que era difícil que pudiera “atender a alguien que no nos ha pedido esa reunión[…]”
El día 12 de febrero de 2010, Greenpeace escribió una carta a José Antonio Griñán solicitando una reunión. Tras varias llamadas telefónicas, y problemas para ajustar agendas, a día de hoy aún esperamos la llamada de vuelta a la que la Junta se comprometió. Así queda resuelta la primera carcajada.

“[…] pero encantado y públicamente lo hago a través de los medios como han hecho ellos […]”
Tras la llegada de los activistas al Palacio realizamos una llamada telefónica al Gabinete de la Presidencia solicitando un encuentro con el gobierno andaluz. A lo largo de dos horas estuvieron dando largas a la solicitud y como primera respuesta enviaron a bomberos y policías a retirar a los activistas. La segunda respuesta consistió en que dos representantes del Gabinete bajaron a hablar con Greenpeace para informarles de que el protocolo de solicitud de reunión pasaba por enviar un correo electrónico a presidente@juntadeandalucia.es. Cuando preguntamos qué ocurría con las otras solicitudes nos explicaron que ellos bajaban a explicarnos como solicitar esta reunión, “la de hoy” y no a dar respuesta por las otras solicitudes. ¿Bajó Díaz Trillo? No. Segunda carcajada desmontada.

“[…] no me encadeno pero, bueno, si ellos quieren que yo me encadene para que hablemos, encantado”.

Ridiculizar la labor de grupos ecologistas que denuncian la defensa ambiental de la Junta de Andalucía es una constante, esto es parte de su política ambiental. Es a lo que nos tienen acostumbrados, en lugar de lo que cabría esperar de esta institución: respeto a los valores naturales andaluces y protección de la salud pública. ¿Le haría gracia a un arquitecto que se le cayera una casa? Es de imaginar que a quien dice defender el medio ambiente no le hará reír que los ecologistas alerten del cada vez mayor deterioro de la política ambiental andaluza. Con esto acabamos con la tercera carcajada.

Y es que en Greenpeace sabemos de desproteger el medio ambiente no tiene gracia, que dar rienda suelta a iniciativas privadas a costa de la salud de las personas no hace reír. Pero siguiendo las indicaciones de este representante de la Junta de Andalucía (no queremos saltarnos el protocolo en ningún punto), aparte del correo electrónico estamos haciendo
un envío de cadenas. Tres metros de cadena. Uno para José Antonio Griñán y otros dos para las Consejerías de Medio Ambiente y Salud.

¿QUIERES ENVIAR TÚ TAMBIÉN UNAS CADENAS PARA QUE LA JUNTA ACCEDA A REUNIRSE CON NOSOTROS?
Envía un e-mail a presidente@juntadeandalucia.es y adjunta la foto de este post…a ver si presionando con los correos, encadenados o sin cadenas, conseguimos trasladarles los graves problemas medioambientales que tiene Andalucía. Esperamos que sea suficiente.

Sara del Río y Pilar Marcos, responsables de campaña de Greenpeace

Campaña “Recuperemos Andalucía verde”
Blog en vivo. Acción de Greenpeace en el Palacio de San Telmo
Noticia: Greenpeace denuncia el bloqueo de la Junta de Andalucía a la protección del medio ambiente


Nos vienen hoy a la memoria el hotel del Algarrobico, el estuario del río Tinto, el Campo de Gibraltar y el entorno de la ciudad de Huelva o la mina de las Cruces, en Sevilla…todos son puntos negros de la gestión de la Junta de Andalucía.

Esta mañana hemos presentado, en rueda de prensa en Sevilla, el proyecto Recuperemos Andalucía Verde, con el que Greenpeace y otros grupos ecologistas pretendemos mostrar a la Junta que estos problemas tienen fácil solución mediante la aplicación estricta de la legislación ambiental existente; con la imposición de sanciones efectivas a las infracciones y la eliminación de la impunidad; con la aplicación del principio de “quien contamina paga”; con la restauración de las zonas dañadas; la adopción de las alternativas más sostenibles, y el fomento de la participación ciudadana.

Imagen de previsualización de YouTube
En los últimos años Greenpeace ha llevado a cabo numerosas campañas en Andalucía, una región en la que se acumulan algunos de los casos más graves de vulneración del medio ambiente y de la salud de las personas de nuestro país y cuya solución parece bloqueada. La actitud de la Junta de Andalucía, por acción u omisión, podría tener mucho que ver con ello.

En el informe “Recuperemos Andalucía Verde. Un informe sobre la política ambiental de la Junta de Andalucía” hacemos un balance del drástico cambio sufrido en la política medioambiental de la Junta, que ha pasado de ser, hace tres décadas, una comunidad autónoma puntera en la protección ambiental a una de las que peor gestiona su medio natural, hasta el punto de que hoy en día en su territorio se registran algunos de los casos más preocupantes de España –e incluso Europa– de destrucción del litoral y del patrimonio natural, así como graves problemas de contaminación.

En el informe se destacan siete ejemplos de conflictos ambientales en Andalucía. En cada uno de ellos se describe la respuesta que ha dado el Gobierno andaluz. Los ejemplos incluyen graves problemas de contaminación con repercusiones en la salud pública, como los de la bahía de Algeciras, las balsas de fosfoyesos de Fertiberia en Huelva o la mina de las Cruces de Sevilla; de destrucción del litoral, como el hotel de El Algarrobico, el proyecto del macropuerto de Tarifa o el polígono industrial de Las Aletas; pero también de la mala gestión de los montes andaluces, como el caso de destrucción de los recursos naturales en el Paisaje Protegido de Río Tinto, en Huelva.

Tú puedes ser un motor de cambio si unes tu voz a la nuestra para solicitar a la Junta de Andalucía soluciones urgentes para proteger nuestro patrimonio natural. Rellena esta encuesta online.

Internet de Greenpeace

—————————————————————
* Jornada Recuperemos Andalucía Verde:

Sábado 23, varios colectivos ecologistas de Andalucía participarán en la Jornada “Recuperemos Andalucía Verde” que se celebrará en el Museo del Baile Flamenco, y que contará con la presencia del Defensor del Pueblo andaluz, D. José Chamizo.
—————————————————————

Noticia: Greenpeace denuncia el bloqueo de la Junta de Andalucía a la protección del medio ambiente
– Informe: “Recuperemos Andalucía Verde. Un informe sobre la política ambiental de la Junta de Andalucía”
Proyecto “Recuperemos Andalucía verde”
Folleto Recuperemos Andalucía Verde


Este medio día, el Comisario europeo de Energía Günther Oettinger, ha presentado el texto con el que la Comisión lanza una petición de cambio de las reglas de seguridad para las petroleras que quieran hacer pozos en aguas profundas en Europa.

Lamentablemente, al día siguiente de que Estados Unidos deje su moratoria a la perforación en alta mar, el Comisario Oettinger también se olvida de sus propias declaraciones veraniegas (julio). Pedía una moratoria y la suspensión de algunos de los proyectos más arriesgados de Europa al hilo del pánico generalizado producido por la incapacidad de parar el vertido del golfo de México (todavía faltarían semanas para el sellado del pozo).

Es cierto que la Comisión Europea pide a la UE que haga pagar a las petroleras los gastos de limpieza en caso de accidente (cosa que actualmente pagaríamos todos los ciudadanos) pero ¿no sería mejor no ensuciar?

La manera más segura de evitar un desastre en aguas profundas en Europa, en primer lugar, es no extraer allí. Este tipo de perforación es extremadamente peligrosa, no importa cuán estrictas sean las normas que regulen su actividad. Hay que prohibir la perforación en aguas profundas porque simplemente no la necesitamos si recortamos la demanda de combustibles impulsando la eficiencia en el consumo de los vehículos y las inversiones en energías renovables.

Mirad este mapita que ha proporcionado la Comisión Europea esta mañana. Hay un puntito rojo en España, frente a la costa de Tarragona. Repsol está pendiente de autorización para dos pozos más en aguas profundas desde el mismo yacimiento.

Estos ya han causado dos vertidos en fase de exploración. Por esta razón, el Gobierno español no debería autorizar unas instalaciones peligrosas y totalmente innecesarias. Un accidente como el del golfo de México cerca del Delta del Ebro podría ser catastrófico.

Firma tú también la petición al Ministerio de Industria para que desestime la autorización de los nuevos pozos en el litoral español y apueste, de lo contrario por una [r]evolución energética basada en ahorro, eficiencia y renovables.

Sara Pizzinato, responsable de la campaña Transporte de Greenpeace

Más información:
Campaña de Transporte de Greenpeace
Ciberactúa contra los pozos petrolíferos en el litoral español
[R]evolución energética en el transporte. Una perspectiva energética mundial sostenible


Hace dos días que llegaron y cubrieron varias localidades, entre ellas Ajka, Devecner y Kolontar, a 165 kilómetros al sur de Budapest (Hungría). Hay que lamentar la pérdida de varias vidas humanas, hay cientos de personas heridas y un desastre social y ambiental que todavía no se puede cuantificar. Y el vertido, además, como informan las autoridades húngaras aún no se ha frenado. Lo que se trata de frenar es su llegada al río Marcal, afluente del Danubio, que podría hacer fluir el desastre aguas abajo y destrozar toda la vida que encuentre en su camino. Estos lodos son muy peligrosos, de inicio por lo caústicos que son. Para hacernos una idea, se comportan de manera similar a la lejía, queman.

Un equipo de Greenpeace ya está allí, en las ciudades teñidas de rojo, documentando de nuevo un desastre y realizando un análisis independiente de las consecuencias. El dique de la balsa falló y vertió, al menos un millón de metros cúbicos de residuos de una planta que producía aluminio. Y en los próximos días se conocerá el porqué. Como, si hacemos memoria, se conoció después de que la rotura de la balsa de Bolidén en Aznalcóllar vertiese millones de metros cúbicos de lodos y aguas ácidas. En aquel momento, 1998, salió a la luz la permisividad con la industria, sin escuchar las alarmas de técnicos expertos, para poner por delante los beneficios de las empresas y dejando como secundario la protección de la salud y del medio ambiente…..y todo a pesar de que los grupos ecologistas en Andalucía llevaban diez años denunciando la situación.

En España, 2010, aún existen cientos de  balsas de la industria minera en España, decenas de ellas acumulan más de un hectómetro, un millón de metros cúbicos de residuos (lo que se calcula que se ha vertido en Hungría). Algunas están denunciadas, los ecologistas piden su cierre, técnicos auguran malos presagios y la administración de turno autoriza. La mina de la empresa Cobre las Cruces es un ejemplo, una actividad que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir desautorizó hasta que el poder cayó en manos de la Junta de Andalucía que volvió a darle luz verde… ¿Tendremos que volver a decir el refrán “de estos barros vienen estos lodos”?

Sara del Río, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace

Galería de imágenes
– Noticia:
Greenpeace recuerda que en España existen cientos de balsas similares a la que ha provocado el vertido tóxico de Hungría
Campaña de Contaminación de Greenpeace


Hoy hemos presentado una actualización de la Guía Roja y Verde de Alimentos Transgénicos así que te recomendamos que la sigas utilizando para tus compras. La principal novedad es la incorporación a la lista verde en las diferentes secciones de la Guía del Grupo Nueva Rumasa, con conocidas marcas como Dhul, Cacaolat, Fruco, Trapa, o Elgorriaga.

Esto es una muy buena noticia para el medio ambiente y esperamos que lance una clara señal a los productores y a los importadores de transgénicos. Además de entregar a Greenpeace los certificados solicitados que garantizan que no emplean ingredientes transgénicos en sus productos, los responsables del grupo han notificado por escrito estar “comprometidos con los objetivos de Greenpeace en relación a la no utilización de productos transgénicos para la elaboración de sus productos” y han añadido que “todos los ingredientes utilizados en la elaboración de los productos no son OGM (organismos modificados genéticamente) ni provenientes de OGM de acuerdo a los certificados emitidos por los distintos proveedores de las empresas”.

La legislación europea obliga a etiquetar los productos que provengan de cosechas transgénicas, pero en España la falta de trazabilidad y la ausencia de seguimiento por parte de las autoridades llevan a Greenpeace a seguir solicitando a productores y distribuidores de alimentos, información sobre su política de ingredientes transgénicos con la que elabora la Guía roja y verde.

Sin embargo, aunque la mayoría de las empresas de alimentación ha decidido abandonar estos ingredientes, existen todavía algunas que no ofrecen las suficientes garantías de ausencia de transgénicos en sus productos, como Nestlé (Numil, Maggi, La Cocinera) o Unilever (Knorr, Ligeresa, Tulipán, Flora, Frigo, etc) o el Grupo SOS. Y ello a pesar del rechazo de los consumidores por los alimentos transgénicos y de los demostrados riesgos que estos cultivos suponen para el medio ambiente, la salud y la economía.

Por ello te pedimos que sigas apoyando nuestra campaña utilizando la Guía en tus actos de consumo y participando en esta CYBERACCIÓN

Juan Felipe Carrasco, responsable de la campaña de Transgénicos de Greenpeace

Última edición de la Guía roja y verde de Transgénicos

Noticia relacionada: El Grupo Nueva Rumasa garantiza a Greenpeace que no vende transgénicos

Campaña de Transgénicos de Greenpeace


Llevo cinco semanas ahora embarcada en el Esperanza, uno de los barco de Greenpeace…y no puedo esperar más para tocar tierra firme y hacer todas las cosas que echo de menos. Cuando estaba en tierra soñaba con estar en el mar, y ahora que estoy en el mar pienso en volver a tierra, aunque es realmente excitante la expedición que estamos realizando, “Más allá del petróleo”.

Mis amigos y colegas están siempre muy celosos de que trabaje en un barco de Greenpeace, y muchas veces no saben lo duro que puede llegar a ser. Me acuerdo de estar sentada en casa leyendo blogs de Greenpeace, antes de que empezara a trabajar para esta organización, -sintiéndome muy involucrada porque me imaginaba que ser activista en un barco tenía que ser muy divertido. Pero es un trabajo duro y muchas veces física y mentalmente extenuante, especialmente cuando la climatología no está de tu parte.

Ha habido momentos en este viaje que he deseando estar en otra parte -otra parte soleada, otra parte que no se mueva, otro sitio donde pueda comprar un vino blanco decente y una ensalada fresca, otro sitio verde con árboles, otro sitio donde ir a dar un paseo sin tener que dar vueltas en este pequeño barco.

Me gustaría poder dormir sin sentirme atrapada dentro de una caja de cerillas. Me gustaría montar en mi bicicleta e ir a donde quisiera. Me gustaría terminar mi trabajo a una hora razonable, ir a casa, ver la televisión con mi marido y mi perro y dormir en mi propia cama.

Incluso cuando estoy teniendo un muy mal día a bordo del Esperanza -deseando salir por un tiempo- sólo tengo que salir fuera y respirar hondo y recordarme a mi misma que soy afortunada. Afortunada por estar en uno de los mejores barcos del mundo entero, por ir a sitios que no podría visitar de otra manera, por ver los más emocionantes amaneceres, por poder escuchar las olas mientras observo el cielo estrellado. Todo esto lo siento por poder trabajar con algunas de las mejores, más experimentadas y apasionadas personas de Greenpeace y afortunada por formar parte de nuestras acciones.

Si piensas que te gustaría este trabajo en uno de nuestro barcos, aquí puedes apuntarte rellenando el formulario (en inglés)…sino…hay muchas maneras de formar parte de Greenpeace.

Lisa Vickers — currently onboard the Greenpeace ship Esperanza (Actualmente a bordo del barco de Greenpeace, Esperanza)


El pasado sábado acabó la temporada de caza de ballenas de Noruega, este año la captura ha sido la más baja de la década. Según la organización de pescadores noruegos, “la temporada de caza de ballenas de Noruega ya ha terminado para el año 2010 y terminó como el peor año”.

Noruega, junto con Islandia y Japón son de los países que aún continúan cazando ballenas. Al no haber firmado la moratoria ballenera Noruega se establece unilateralmente sus propias cuotas, año tras año. Este año podían cazar una cuota de 1286 rorcuales aliblancos, sin embargo sólo han conseguido cazar 464. De los puertos noruegos zarparon 18 buques que centraron su caza en torno a la zona de Spitsbergen, es la captura más baja del mar del Norte.

Estos bajos resultados nos confirman que la caza de ballenas noruega pertenece al pasado, y que sólo se continúa desarrollando por estrechas razones políticas, por lo que debe eliminarse lo más rápido posible.

Noruega insiste, como Islandia, en que la caza ha de mantenerse debido al número de empleos que genera, pero no es así, la caza ballenera noruega emplea a menos de 100 personas y en la actualidad se enfrenta a una fuerte oposición internacional.

En los últimos diez años, las capturas han ido disminuyendo y aunque nunca han superado los 647 ejemplares, las cuotas que Noruega ha estado permitiendo a veces pretendían superar los 1000 ejemplares. Desde el año 2000 la media de ballenas capturadas está en 557.

Las ballenas no solo tienen que sufrir las consecuencias de la contaminación, del cambio climático, etc…, sino que además tienen que lidiar con la idiosincrasia de algunos países, que a pesar de saber que están amenazadas, siguen cazándolas.

Celia Ojeda, campaña de Océanos de Greenpeace


Venía de una entrevista sobre los impactos del vertido de BP cuando escuché en la radio la noticia de un nuevo accidente en una plataforma petrolífera en el golfo de México. Escalofrío. La Vermillon 380 había explotado poniendo en riesgo otros 13 trabajadores. Por suerte no ha habido vertido ya que no estaba extrayendo en esos momentos.
Por si quedaba alguna duda, el vertido de BP sólo era uno de los muchos accidentes que se dan en el golfo de México, una zona constelada de unos 4.000 pozos petrolíferos de compañías que cada vez se arriesgan más para sacar las últimas gotas de crudo de las áreas más difíciles y más profundas.

Según el Mineral Management Service, en los últimos 10 años, han muerto 69 personas en plataformas marinas de extracción y ha habido 858 incendios y explosiones. Si se sigue perforando y extrayendo habrá cada vez más accidentes, explosiones, vertidos. Y casa vez nos preguntaremos si podría haber evitado. La única forma de hacerlo es deshacernos de nuestra dependencia de los combustibles fósiles y emprender una revolución en nuestra forma de producir, transportar y usar la energía hacia el ahorro, la eficiencia y las renovables.

La producción y distribución de energía derivada de los combustibles fósiles tiene implicaciones importantes de seguridad. Un periodista de Reuters se ha tomado la molestia de recopilar un vistazo a los desastres relacionados con la energía que han sacudido a los Estados Unidos en el curso de 2010. Quiero compartirla con vosotros. A ver si os parece igual de interesante que a mi.

2 de septiembre – Se incendia una plataforma marina de extracción operada en el Golfo de México por Mariner Energy, obligando a la evacuación inmediata de 13 miembros del personal y a una importante respuesta para el rescate por parte de la Guardia Costera de EE.UU. La compañía había recientemente extraído alrededor de 1.400 barriles de crudo y 9,2 millones de pies cúbicos por día de gas natural en este sito.

26 de julio – El oleoducto Enbridge 6B, con una capacidad de 190.000 barriles por día, se rompió en Michigan y derramó más de 19.000 barriles en los canales locales. Representa uno de los desastres más grandes en el transporte por tubería de EE.UU.. El oleoducto será cerrado.

07 de junio – La explosión de un gaseoducto en una línea propiedad de la Enterprise Product Partners en el Norte de Texas mató a una persona. El gaseoducto de 91 cm de diámetro explotó a 15 millas al sur de Godley, Texas. Un equipo eléctrico estaba excavando un agujero cuando colisionaron con el gaseoducto. La empresa violó varias regulaciones estatales, incluyendo la obligación de señalizar adecuadamente el recorrido del conducto, según la Comisión de Ferrocarriles de Texas.

07 de junio – Una explosión y la bola de fuego resultante quemó a siete miembros de una tripulación de perforación de gas natural en una mina de carbón abandonada en Virginia Occidental. Era el segundo incendio de grave entidad en un proyecto energético en la región en menos de una semana.

04 de junio – Se cerró un pozo de gas natural en Pennsylvania central después de que se rompir durante la perforación, arrojando gas y fluido de perforación a 75 pies de altura en el aire. Nadie resultó muerto o herido, pero más tarde la Administración ordenó a la empresa poner fin a la extracción de gas natural en el estado.

20 de abril – Explosión e incendio en la plataforma de perforación en aguas profundas Deepwater Horizon de Transocean Ltd. y licencia de BP. 11 trabajadores murieron en la plataforma en aguas profundas al sur de Luisiana. El petróleo siguió vertiéndose  al mar fuera de control hasta mediados de julio. Según estimaciones del gobierno de EEUU, se vertieron hasta 4.9 millones de barriles, por lo que es el peor derrame de petróleo en alta mar de la historia.

05 de abril – Una explosión en la mina de carbón Upper Big Branch en Montcoal, Virginia Occidental, mató a 29 mineros en el desastre minero más mortífero de EE.UU. desde 1972. La mina de propiedad de Massey Energy ha tenido una tasa de lesiones peores que el promedio en los últimos 10 años.

02 de abril – Cuatro trabajadores murieron en un incendio en la refinería de Tesoro Corp. en Anacortes, Washington, en el peor desastre de refinación de EE.UU. desde 2005. El fuego resultante de un fallo en un equipo en una unidad en la planta de producción de nafta altamente inflamable.

02 de marzo – Un incendio en un depósito de asfalto en construcción mató a dos trabajadores de la refinería Holly Corp Navajo en Artesia, Nuevo México.

Es hora de una revolución energética que nos permita librarnos de los combustibles fósiles gracias a las renovables, el ahorro y a la eficiencia. ¿No crees?

Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Transporte y Energía de Greenpeace